Sobre el hierro en la dieta

El hierro dietético existe en dos formas diferentes, el hierro hemínico o hierro hemo sólo existe en los tejidos animales, mientras que en los alimentos vegetales el hierro está presente como hierro no hemo. En una dieta omnívora mixta, alrededor del 25% de hierro en la dieta es hierro no hemo, el cual  es absorbido con menos facilidad por el cuerpo que el hierro hemo. La cantidad de hierro que se absorbe a partir de los diversos alimentos varía alrededor del 1 a 10% de en alimentos vegetales y del 10 a 20% en los alimentos de origen animal.

La absorción de hierro se ve influida por otros constituyentes en una comida, los fitatos, oxalatos y fosfatos presentes en los alimentos vegetales pueden inhibir la absorción del mismo, como también puede hacerlo el tanino en el té. La fibra también puede inhibir esta absorción. La vitamina C aumenta la absorción del hierro no hemo, los alimentos ricos en vitamina C son las frutas cítricas, pimientos verdes, frescas y vegetales de hoja verde. El ácido cítrico, los azúcares, aminoácidos y el alcohol también pueden promover la absorción de hierro. La absorción de hierro también puede ser influenciada por la cantidad de hierro en la dieta, y una disminución de los niveles de hierro en la dieta puede resultar en una mejor absorción del mismo.

diet

Algunas buenas fuentes de hierro para los vegetarianos son los cereales integrales y las harinas, los vegetales de hoja verde, la melaza, las legumbres tales como lentejas y frijoles, y algunos frutos secos.

Los recién nacidos sanos nacen con un suministro de hierro que tiene una duración de 4 a 6 meses.

El hierro en la leche materna es bien absorbido por os niños. Se estima que los niños pueden utilizar más del 50% del hierro en la leche materna, en comparación con menos del 12% del hierro en la fórmula infantil. La cantidad de hierro en la leche de vaca es baja, y los bebés la absorben mal. La alimentación con leche de vaca en los lactantes también podría resultar en una hemorragia gastrointestinal. Por estas razones, la leche de vaca no es recomendable para alimentar a los bebés hasta que tengan al menos 1 año de edad.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida. La introducción gradual de alimentos sólidos enriquecidos con hierro debe complementar la leche materna a los 7-12 meses de edad. Los bebés destetados de la leche materna antes de los 12 meses de edad deben recibir la fórmula infantil fortificada con hierro.

Quiz: ¿Qué sabes sobre la sangre?

Realiza este cuestionario y aprende más sobre la sangre que corre por tus venas.
> Sí, quiero saber >

La ingesta de hierro total en la dieta vegetariana puede cumplir con los niveles recomendados, pero el hierro estará menos disponible para su absorción que en las dietas que incluyen carne. Los vegetarianos que excluyen a todos los productos animales de su dieta pueden necesitar casi el doble de hierro en su dieta de cada día que los no vegetarianos debido a la menor absorción intestinal del hierro no hemo en los alimentos vegetales. Los vegetarianos deben tener en cuenta las fuentes de hierro no hemo consumiéndolos junto con una buena fuente de vitamina C, como los cítricos, para mejorar su absorción.

¿Aumenta el embarazo la necesidad de hierro?

Las necesidades de nutrientes se incrementan durante el embarazo para apoyar el crecimiento fetal y la salud materna. Los requerimientos de hierro de las mujeres embarazadas son aproximadamente el doble que los de las mujeres no embarazadas, debido al mayor volumen de sangre durante el embarazo, el aumento de las necesidades del feto, y las pérdidas de sangre que se producen durante el parto. Si la ingesta de hierro no cumple con tales necesidades, se puede producir anemia por deficiencia de hierro. La anemia ferropénica del embarazo es responsable de una significativa morbilidad, como partos prematuros y bebés con bajo peso al nacer.

Algunos datos sobre los suplementos de hierro

Los suplementos de hierro son indicados cuando la dieta sola no puede restaurar los niveles de deficiencia de hierro en un plazo aceptable, y son especialmente importantes cuando un individuo presenta síntomas clínicos de anemia por deficiencia de hierro.

Se requieren cobre, cobalto, manganeso y vitamina C para que el hierro sea absorbido por el cuerpo y deben ser tomados al mismo tiempo. Sólo el 8% del hierro que se toma por vía oral es absorbido por el torrente sanguíneo.

¿Quién debe ser cauteloso acerca de tomar suplementos de hierro?

La deficiencia de hierro es poco común entre los hombres adultos y las mujeres post menopáusicas. Estas personas sólo deben tomar suplementos de hierro cuando son recetados por un médico debido a su mayor riesgo de sobrecarga de hierro. La sobrecarga de hierro es una condición en la que el exceso del hierro que se encuentra en la sangre se almacena en órganos tales como el hígado y el corazón.

¿Cuál es el riesgo de toxicidad de hierro?

La toxicidad es rara, pero existe la posibilidad de una toxicidad por hierro, si el hierro no es debidamente excretado por el cuerpo. Por lo tanto, el hierro puede acumularse en los tejidos y órganos del cuerpo cuando los sitios normales de almacenamiento están llenos.

Las dosis de hierro prescritas para la anemia por deficiencia de hierro en los adultos están asociadas con estreñimiento, náuseas, vómitos y diarrea, especialmente cuando los suplementos se toman con el estómago vacío.

libro-ferritinaIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "El hierro: un nutriente esencial. Guías de suplementación contra la anemia", con el que serás capaz de:

  • Conocer sobre las importantes funciones del hierro en el organismo.
  • Comprender la relación que existe entre la deficiencia de hierro y la anemia.
  • Obtener recomendaciones claras y oportunas para el buen uso de los suplementos de hierro.
  • Aprender más acerca de la prevención y el tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro.