Anemia Ferropénica (Anemia por Deficiencia de Hierro)

La anemia ferropénica o anemia por deficiencia de hierro es un tipo común de anemia (trastorno en el que la sangre carece de glóbulos rojos sanos). Como su nombre implica, la anemia por deficiencia de hierro se debe a la insuficiencia de hierro en la sangre. Sin suficiente hierro, el cuerpo no puede producir suficiente hemoglobina, sustancia presente en los glóbulos rojos que permite trasladar el oxígeno en el cuerpo, y se origina la anemia.

Síntomas

Inicialmente la anemia ferropénica  puede pasar desapercibida, sin embargo, a medida que el cuerpo se vuelve más deficiente en hierro, y la anemia empeora, los signos y síntomas se intensifican.

Los síntomas de la anemia por deficiencia de hierro pueden incluir:

  • Fatiga extrema
  • Piel pálida
  • Debilidad
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de cabeza
  • Mareos o aturdimiento
  • Mal humor
  • Falta de concentración
  • Manos y pies fríos
  • Irritabilidad
  • Inflamación o dolor de la lengua
  • Uñas quebradizas
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Antojos inusuales de sustancias no nutritivas, tales como hielo, tierra, jabón o almidón
  • Falta de apetito, especialmente en lactantes y niños
  • Hormigueo incómodo en las piernas (Síndrome de las piernas inquietas)
  • Molestias en la lengua e inflamación
  • Pérdida de peso
  • Heces negras o con sangre

Los bebés y niños pequeños con anemia pueden:

  • Tener poca capacidad de atención
  • Crecer más lentamente de lo normal
  • Desarrollar habilidades, como caminar y hablar, después de lo normal

Cuándo consultar a un médico: Si presentas síntomas que sugieren la anemia por deficiencia de hierro, consulta a un médico. Es importante no auto-medicarse, la sobrecarga del cuerpo con hierro puede ser peligrosa debido a que puede dañar el hígado y causar otras complicaciones.

Causas

Las causas de la anemia por deficiencia de hierro son:

  • Pérdida de sangre. La sangre contiene hierro en forma de ferritina dentro de los glóbulos rojos, por lo que si pierdes sangre, entonces pierdes hierro. Las mujeres con menstruaciones abundantes están en riesgo de anemia por deficiencia de hierro pues pierden sangre durante la menstruación. La pérdida crónica de sangre en el cuerpo (por ejemplo, por una úlcera péptica, una hernia de hiato, un pólipo de colon o el cáncer colo-rectal) puede causar anemia ferropénica. El sangrado gastrointestinal también puede resultar del uso regular de ciertos analgésicos de venta libre, especialmente la aspirina.
  • Falta de hierro en la dieta. Normalmente, el cuerpo obtiene el hierro de los alimentos que consume. Si consumes muy poco hierro, con el tiempo tu cuerpo puede llegar a tener niveles deficientes de este mineral. Entre los alimentos ricos en hierro se encuentran las carnes, huevos, verduras de hoja verde y los alimentos fortificados con hierro. Para un crecimiento y desarrollo adecuado, los bebés y los niños también necesitan hierro en su dieta.
  • Embarazo. La anemia por deficiencia de hierro se produce en muchas mujeres embarazadas debido a que durante el embarazo la cantidad de sangre puede aumentar casi un 50% más de lo habitual y obviamente se necesita más hierro con el objetivo de producir hemoglobina para toda esa sangre adicional. También se necesita hierro para el bebé en desarrollo y su placenta. Si estás embarazada es importante que consultes: anemia ferropénica durante el embarazo.
  • Incapacidad de absorber el hierro. El hierro de los alimentos es absorbido hacia el torrente sanguíneo en el intestino delgado. Los trastornos intestinales, como la enfermedad celíaca, que afectan la capacidad del intestino para absorber los nutrientes de los alimentos digeridos, pueden conducir a la anemia ferropénica. Además, si una parte del intestino delgado ha sido extirpada quirúrgicamente, esto puede afectar su capacidad para la absorción de hierro y otros nutrientes.

¿Quién está en riesgo?

Los siguientes grupos de personas pueden tener un mayor riesgo de anemia por deficiencia de hierro:

  • Mujeres. Dado que las mujeres pierden sangre durante la menstruación, en general, tienen un mayor riesgo de anemia por deficiencia de hierro.
  • Bebés y niños. Los niños, especialmente los que tuvieron bajo peso al nacer, fueron prematuros o los que no recibieron suficiente hierro de la leche materna, podrían estar en riesgo de deficiencia de hierro. Los niños necesitan hierro durante su período de crecimiento. Si un niño no posee una dieta saludable y variada, él o ella pueden estar en riesgo de anemia.
  • Vegetarianos. Las personas que no comen carne pueden tener un mayor riesgo de anemia por deficiencia de hierro si no comen otros alimentos ricos en hierro.
  • Donantes de sangre frecuentes. Las personas que donan sangre de forma rutinaria pueden tener un mayor riesgo de anemia ferropénica, ya que la donación de sangre puede agotar las reservas de hierro.

Complicaciones de la anemia por deficiencia de hierro

La anemia ferropénica leve por lo general no causa complicaciones ni tiene consecuencias severas, sin embargo, si no se trata, puede llegar a ser grave y conducir a problemas de salud, incluyendo los siguientes:

  • Problemas del corazón. La anemia por deficiencia de hierro puede conducir a latidos rápidos e irregulares del corazón. Cuando se tiene anémica el corazón debe bombear más sangre para compensar la falta de oxígeno en el cuerpo. Esto puede llevar al agrandamiento del corazón o la insuficiencia cardíaca.
  • Problemas durante el embarazo. En las mujeres embarazadas, la anemia por deficiencia de hierro severa se ha relacionado con los partos prematuros y bebés de bajo peso al nacer. Esta condición es fácilmente evitable en mujeres embarazadas que reciben suplementos de hierro como parte de su cuidado prenatal.
  • Problemas de crecimiento. En los lactantes y niños, la deficiencia de hierro grave puede llevar a la anemia, así como al retraso en el crecimiento y el desarrollo. Además, la anemia ferropénica se asocia con un aumento de la susceptibilidad a las infecciones.

¿Cómo se diagnostica la anemia ferropénica?

Para diagnosticar la anemia por deficiencia de hierro, el médico puede indicar un análisis de sangre con el objetivo de conocer:

  • El tamaño y color de los glóbulos rojos. Con la anemia ferropénica, los glóbulos rojos son más pequeños y de color más pálido de lo normal.
  • Hematocritos. Este es el porcentaje del volumen de sangre compuesto por glóbulos rojos. Los niveles normales generalmente se encuentran entre el 34,9 y el 44,5 por ciento en las mujeres adultas y entre el 38,8 al 50 por ciento en los hombres adultos. Estos valores pueden variar dependiendo de la edad.
  • Hemoglobina. Los niveles bajos de hemoglobina indican anemia. El rango normal de hemoglobina se define, generalmente, entre 13,5 y 17,5 gramos (g) de hemoglobina por decilitro (dl) de sangre para los hombres y entre 12,0 y 15,5 g / dl para las mujeres. Los rangos normales para los niños varían según la edad y el sexo.
  • Ferritina. Esta proteína ayuda a almacenar hierro en el cuerpo, y los niveles bajos de ferritina, por lo general, indican un bajo nivel de hierro en la sangre.

Otros exámenes de diagnóstico

Si el análisis de sangre indica anemia por deficiencia de hierro, el médico puede ordenar exámenes adicionales para determinar la causa subyacente, como por ejemplo:

  • Endoscopía. Para comprobar si existe sangrado debido a una hernia de hiato, una úlcera u otra condición en el estómago. En este procedimiento, un tubo delgado e iluminado, equipado con una cámara de video, es pasado por la garganta hasta el estómago. Esto le permite al médico ver el esófago y el estómago para buscar posibles fuentes de sangrado.
  • Colonoscopía. Para descartar las fuentes intestinales de sangrado, el médico puede recomendar un procedimiento llamado colonoscopía. Durante la colonoscopía, un tubo delgado y flexible, equipado con una cámara de vídeo, es insertado en el recto y guiado hasta el colon. El paciente por lo general estará sedado durante esta prueba. La colonoscopia le permite al médico observar el interior del colon y el recto en busca de hemorragias internas.
  • Ultrasonido. Las mujeres también pueden necesitar someterse a un ultrasonido pélvico para buscar la causa del exceso de sangrado menstrual, tales como los fibromas uterinos.

El médico puede ordenar estos u otros análisis después de un período de prueba de un tratamiento con suplementos de hierro.

Tratamiento para la anemia ferropénica

Para tratar la anemia ferropénica, el médico puede recomendar tomar suplementos de hierro. De ser necesario, el médico también tratará la causa subyacente de la deficiencia de hierro.

Suplementos de hierro

Con el objetivo de mejorar la absorción de hierro en el cuerpo, es posible el médico indique:

  • Tomar suplementos de hierro. De ser posible, los comprimidos o pastillas de hierro se deben tomar con el estómago vacío. Sin embargo, dado que las tabletas de hierro pueden causar malestar estomacal, puede necesites tomarlas con las comidas.
  • Tomar vitamina C. La vitamina C mejora la absorción del hierro en el cuerpo. Es recomendable tomarse los comprimidos de hierro con un vaso de jugo de naranja o junto a un suplemento de vitamina C.

Los suplementos de hierro pueden causar estreñimiento, por lo que el médico también puede recomendar el uso de un laxante suave. El hierro puede volver las heces de color negro, este es un efecto secundario inofensivo.

Es posible que necesites tomar suplementos de hierro durante varios meses para reponer las reservas de hierro en tu cuerpo. Sin embargo, de forma general, comenzarás a sentirte mejor después de una semana o más de tratamiento. Pregúntale a tu médico cuándo debes regresar a la consulta para comprobar tus niveles de hierro en la sangre.

Tratamiento de las causas subyacentes de la deficiencia de hierro

Si los suplementos de hierro no son efectivos para aumentar los niveles de hierro en sangre, es probable que la anemia se deba a una fuente de sangrado interno, o un problema en la absorción de hierro que el médico necesitará investigar y tratar. Dependiendo de la causa, el tratamiento de la deficiencia de hierro puede incluir:

  • Medicamentos, como anticonceptivos orales para aligerar el flujo menstrual abundante
  • Antibióticos y otros medicamentos para tratar las úlceras pépticas
  • Cirugía para extirpar un pólipo sangrante, tumor o un fibroma

Si la anemia ferropénica es grave, las transfusiones de sangre pueden ayudar a reemplazar el hierro y aumentar la hemoglobina rápidamente.

Tratamiento natural: Remedios caseros

Algunos de los remedios que tradicionalmente se han utilizado para tratar la anemia ferropénica se listan a continuación:

  • Diente de león: El diente de león es considerado un remedio muy útil y eficaz para la anemia, ya que es rico en hierro. Añade una cucharadita de diente de león seco en una taza de agua caliente. Toma 1 o 2 tazas de esta infusión al día luego de cada comida.
  • Berro: Esta planta es sumamente rica en hierro. Por lo que puedes utilizarla como ingrediente en tus ensaladas favoritas. De igual manera puedes agregar algunas pocas hojas de berro secas en 1 litro de agua y beberlo como agua común.
  • Ortiga: La ortiga es un vegetal extremadamente rico en hierro. Para preparar una infusión contra la anemia ferropénica, realiza los siguientes pasos: En una taza de agua caliente, agrega una cucharadita de la planta de ortiga seca, deja enfriar y toma hasta 3 veces al día.
  • Remolacha: Esta hortaliza posee grandes cantidades de hierro y además contiene antioxidantes y ácido fólico, lo que la hace un potente remedio contra la anemia. El batido de remolacha con jugo de naranja es el remedio estrella para atacar la anemia ferropénica crónica. Ya que la naranja contiene vitamina C y esta promueve una rápida y mayor absorción del hierro en la remolacha.
  • Limón y espinacas: Las espinacas están entre los vegetales más ricos en hierro y el limón tiene un alto contenido de vitamina C, que promueve una mejor absorción del mineral. Exprime un limón, agrega espinacas, un poco de agua y licua. Tomar 1 vez al día.

Dieta y pautas de alimentación

Las siguientes recomendaciones dietéticas son fundamentales para el tratar la anemia ferropénica:

  1. Incluye a tu dietael hígado y los órganos de animales, estos son los alimentos con las mayores concentraciones de hierro en la naturaleza.
  2. Consume carnes rojas, el hierro de las carnes es más fácil de absorber para el cuerpo que el hierro en los vegetales.
  3. Consume mariscos y pescados (en especial las sardinas y las anchoas), son muy ricos en hierro.
  4. Consume cereales integrales, como la avena, o cualquier tipo de cereal fortificado con hierro.
  5. Incrementa tu consumo de frutos secos, las almendras y el pistacho son los frutos secos con más alto contenido de hierro.
  6. Consume yemas de huevos, que son excelentes fuentes de hierro hemo.
  7. Aumenta tu consumo de legumbres y verduras: en especial, las espinacas, acelgas, lentejas y garbanzos.

Se recomienda además limitar algunas comidas que inhiben la correcta absorción del hierro, como lo son los:

  • Calcio: Como la leche y sus derivados.
  • Cafeina: Como el té verde y el café.

Prevención

El Instituto de Trastornos del Hierro afirma que puede reducir tu riesgo de anemia por deficiencia de hierro mediante la elección de alimentos ricos en hierro.

Alimentos ricos en hierro

Entre los alimentos más ricos en hierro se encuentran:

  • Frijoles
  • Verduras de hoja verde, como espinacas
  • Frutas secas, como pasas y albaricoques
  • Huevos
  • Cereales fortificados con hierro, panes y pastas
  • Guisantes
  • Carne de cerdo
  • Órganos
  • Aves
  • Carne roja
  • Mariscos

Ver; Más alimentos ricos en hierro.

El cuerpo absorbe más hierro de la carne de lo que lo hace de otras fuentes. Si decides no comer carne, puede que debas aumentar la ingesta de alimentos ricos en hierro de origen vegetal para obtener la cantidad de hierro que necesitas.

Además de los alimentos con altos contenido de hierro, elije alimentos que contienen vitamina C para mejorar la absorción de este mineral. Las investigaciones demuestran que se puede aumentar la absorción de hierro en el cuerpo bebiendo el jugo de cítricos, o alimentándote de otros alimentos ricos en vitamina C al mismo tiempo que comes alimentos ricos en hierro. La vitamina C en los zumos de cítricos, como el jugo de naranja, le ayuda al cuerpo a absorber mejor el hierro dietético.

Alimentos ricos en vitamina C

La vitamina C se encuentra en:

Quiz: ¿Qué sabes sobre la sangre?

Realiza este cuestionario y aprende más sobre la sangre que corre por tus venas.
> Sí, quiero saber >

  • Brócoli
  • Toronja
  • Kiwi
  • Verduras de hoja verde
  • Mangos
  • Melones
  • Naranjas
  • Pimientos
  • Fresas
  • Tomates

Prevención de la anemia por deficiencia de hierro en bebés

Para prevenir la anemia por deficiencia de hierro en bebés, alimenta al bebé con leche materna o fórmula fortificada con hierro durante el primer año. La leche de vaca no es una buena fuente de hierro para los bebés y no se recomienda para los niños menores de un año. El hierro de la leche materna se absorbe más fácilmente que el hierro que se encuentra en la fórmula.

Preguntas frecuentes

libro-ferritinaIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "El hierro: un nutriente esencial. Guías de suplementación contra la anemia", con el que serás capaz de:

  • Conocer sobre las importantes funciones del hierro en el organismo.
  • Comprender la relación que existe entre la deficiencia de hierro y la anemia.
  • Obtener recomendaciones claras y oportunas para el buen uso de los suplementos de hierro.
  • Aprender más acerca de la prevención y el tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro.