Ferritina baja

Muchas personas se sorprenden al recibir el diagnóstico de ferritina baja después de haberse realizado un examen de sangre; en este momento se preguntan qué es la ferritina, a qué se debe su disminución y cuáles son las consecuencias que tiene para la salud. Si ese es tu caso y necesitas información sobre la ferritina baja, u otros aspectos relacionados, sigue leyendo a continuación…

¿Qué es la ferritina y cuál es su función?

La ferritina es una proteína presente en la sangre, cuya función principal consiste en almacenar y controlar el hierro que ingerimos en la dieta (en su núcleo puede almacenar hasta un máximo de 4500 átomos de hierro). De ahí se deriva la relación de proporcionalidad que existe embre ambos elementos, mientras mayor sea el nivel de hierro en sangre, mayor será el valor de ferritina sérica, y viceversa.

Es importante resaltar que la ferritina almacena el hierro en una forma no tóxica, ya que el hierro libre resulta tóxico y perjudicial para el organismo

Causas de la ferritina baja

Antes de profundizar en las causas que pueden bajar la ferritina, es oportuno repasar cuáles son sus valores normales. El rango ideal de los niveles de ferritina sérica (ferritina en sangre, ferremia) para los hombres va de 12 a 300 ng/ml, y para las mujeres de 12 a 200 ng/ml. Cuando un examen de ferritina muestra que existe un valor significativamente inferior a este rango, se considera que la persona tiene la ferritina baja.

Saber que se tiene la ferritina baja es importante, pero no es tan importante como saber el por qué.

PUBLICIDAD

Se puede tener ferritina sérica baja o reducida por diferentes causas, siendo las más comunes:

  • La falta de hierro en la alimentación.
  • El hipotiroidismo; cuando una persona tiene niveles bajos de la hormona tiroidea, también disminuye la cantidad de ácido clorhídrico secretado en el estómago, lo cual contribuye a los bajos niveles de ferritina y a una disminución en la absorción del hierro.
  • Las enfermedades del tracto digestivo caracterizadas por una mala absorción de los nutrientes en el intestino.
  • El sangrado menstrual abundante; algunas mujeres con sangrado menstrual muy excesivo pueden experimentar una reducción en sus niveles de hierro, y por tanto, en los valores normales de ferritina.
  • Las úlceras y el cáncer de colon; estas condiciones pueden causar sangrado interno severo.

Síntomas de la ferritina baja

Debido a la estrecha relación que existe entre la falta de hierro y los niveles bajos de ferritina en sangre, los síntomas van a ser muy similares a los exhibidos en caso de enfermedades como la anemia y el síndrome de piernas inquietas. Por lo general, también estarán determinados por la causa subyacente responsable de la disminución de ferritina.

Síntomas de ferritina baja en caso de anemia por deficiencia de hierro: debilidad severa, fatiga, bajos niveles de energía, agotamiento mental y físico, piel pálida, dolor de cabeza. Al existir una deficiencia de hierro en la sangre, también habrá niveles bajos de hemoglobina y hematocritos, lo que dará lugar a una disminución en la cantidad de oxígeno que llega a las células.

Otros síntomas de la anemia incluyen piel frágil, pérdida del cabello, irritabilidad, falta de aliento. Si los valores de ferritina llegan a ser muy bajos, los síntomas serán más graves, por ejemplo mareos, depresión, dificultad para tragar y falta de memoria.

Síntomas de ferritina baja en caso de síndrome de piernas inquietaslos niveles bajos de ferritina han sido asociados con el síndrome de piernas inquietas, ya que a 1 de cada 5 casos se le diagnostica con anemia por deficiencia de hierro y ferritina baja. Este síndrome provoca una necesidad de mover constantemente las piernas, y puede ser de naturaleza leve o grave. De cualquier forma, se ha observado que los calambres en las piernas son un síntoma común de ferritina baja, independientemente de si la persona tiene síndrome de piernas inquietas o no.

Síntomas de ferritina baja en caso de hipotiroidismo: además de los signos típicos como letargo, somnolencia, metabolismo lento, aumento de peso, intolerancia al frío, la persona también notará los síntomas del hierro bajo y escaso nivel de oxígeno en el cuerpo, por ejemplo fatiga, anemia, mareo, debilidad constante, irritabilidad.

La presencia inusual de los síntomas mencionados anteriormente es motivo sufiente para solicitar un examen de sangre y comprobar si la concentración de ferritina en suero es baja, o normal. 

Análisis de ferritina sérica baja

La prueba de hierro sérico, la prueba de ferritina, el examen de TIBC (capacidad total de fijación del hierro) y el de UIBC (capacidad de fijación del hierro no saturado) son algunos de los análisis y pruebas de diagnóstico que se llevan a cabo para determinar los niveles de hierro que hay en el cuerpo.

La prueba de ferritina permite determinar la capacidad de almacenamiento del hierro total en el organismo. En circunstancias normales, los valores normales de ferritina en los hombres están entre 12 y 300 nano gramos por mililitro, mientras que en las mujeres se ubican entre 12 y 150 nano gramos por mililitro aproximadamente. Si los resultados de las pruebas revelan niveles bajos de ferritina, entonces el médico deberá investigar más a fondo para identificar la causa.

Es muy importante que la persona no tome suplementos de hierro durante 12 horas ni suplementos de vitamina B12 durante 48 horas previas a la extracción de sangre. Se recomienda hacer la prueba de ferritina en la mañana, ya que los niveles de hierro cambian a lo largo del día, siendo más altos justo después de despertar.

¿Se puede tener  la ferritina baja y el hierro normal?

Sí, es posible tener bajos niveles de ferritina con valores normales de hierro sérico. Esto tiene que ver con la forma en que el hierro se almacena en nuestro cuerpo. La ferritina es un marcador de la cantidad de hierro en “almacenamiento”, pero no da una medición específica del hierro sérico que está disponible para su uso. La ferritina baja puede indicar que tu almacenamiento es bajo, pero otro examen puede arrojar que tienes niveles adecuados de hierro circulando alrededor.

De cualquier forma, tener valores de ferritina bajos siempre requiere atención aunque haya suficiente hierro en sangre. Esta proteína sigue siendo necesaria para la adecuada función celular de varios órganos, por ejemplo la función tiroidea.

¿Se puede tener la ferritina alta, pero el hierro bajo?

Como ya se ha explicado, la ferritina nos permite conocer qué tan altas o bajas son nuestras reservas de hierro, de ahí se deduce que si hay ferritina alta también existe un alto contenido de hierro en el cuerpo. Pero resulta que la ferritina es un reactivo de fase aguda, eso significa que puede aumentar en el contexto de una inflamación. Por lo tanto, tener la ferritina elevada no siempre significa que hay suficiente hierro.

Algunos pacientes pueden tener ferritina alta debido a la inflamación, pero poco hierro sérico debido a una deficiencia subyacente. Por eso es tan importante ser evaluado mediante un conjunto de pruebas, incluyendo todos los estudios de hierro, la prueba de ferritina y la prueba de los marcadores inflamatorios.

Te puede interesar: Ferritina Alta.

¿Ferritina baja y ferritina sub-óptima significan lo mismo?

No, existe una gran diferencia entre tener niveles bajos de ferritina (obviamente fuera del rango de referencia normal) y tener niveles sub-óptimos de ferritina (nivel bajo en el espectro del rango de referencia, pero aún sigue estando dentro de los “límites normales”). Tampoco es lo mismo un valor óptimo, que un valor normal

Se dice que los niveles óptimos de ferritina están dentro del rango 30-40 ng/ml, sin embargo el “rango de referencia” incluye valores entre 10 y 300 ng / ml, dependiendo del sexo y la edad. Teniendo esto en mente, es totalmente posible que una persona tenga síntomas de ferritina baja al estar en el extremo inferior del rango, pero sus valores aún se consideran normales. Cuando la ferritina sérica cae por debajo de 10 ng/ml, entonces sí se considera fuera del rango normal y el paciente es diagnosticado con la “ferritina baja”.

Tratamiento para la ferritina baja

Aumentar la ingesta dietética de hierro

La ferritina baja indica que hay una deficiencia de hierro en el organismo, por tanto el consumo de alimentos ricos en hierro es la mejor manera de restaurar los niveles normales de ferritina y aumentar los niveles de hierro. Por lo general se indica que la persona aumente la ingesta de marsicos, carne roja magra, hígado, aves, miel, quesos, higos, pasas, espinacas, frutos secos y cereales fortificados con hierro.

Aunque las fuentes de hierro hemo (fuentes de hierro animal) se absorben con más facilidad que las fuentes de hierro no hemo (fuentes de hierro vegetal), las personas vegetarianas pueden elevar sus reservas de hierro mediante alimentos como las semillas de calabaza, frijoles, verduras de hoja verde, soya, espinaca cocida, garbanzos, harina de avena, camote y brócoli, entre otros.

Debido a que el consumo excesivo de bebidas con cafeína puede tener un efecto negativo en la absorción del hierro, es necesario reducirlas o eliminarlas de la dieta. Por el contrario, se debe aumentar el consumo de vitamina C, ya que favorece la absorción del hierro y previene la ferremia baja.

Suplementos de hierro

Si al hacer estas modificaciones en la dieta, la persona no está logrando normalizar su concentración de ferritina, el médico también puede indicar un suplementos de hierro. De hecho, en los casos de ferritina baja que son diagnosticados de forma temprana, la suplementación puede evitar que se desarrolle una anemia grave por deficiencia de hierro.

Se suele recomendar el uso de las sales de hierro ferroso, ya que tienen un alto contenido de hierro elemental. El hierro elemental es la cantidad de hierro en la píldora que es absorbida por el cuerpo. El sulfato ferroso, el gluconato ferroso y el fumarato ferroso son las sales de hierro que contienen mayor cantidad de hierro elemental. La dosis adecuada siempre dependerá de la condición de cada paciente; es importante cumplir con la dosis prescrita y bajo ninguna circunstancia se debe cambiar.

Efectos de la ferritina baja para la salud

  • Bajos niveles de oxígeno. Cuando tienes niveles de ferritina muy bajos, seguramente tienes una escasez de hierro. El hierro es el encargado de transportar el oxígeno a través de los glóbulos rojos. Si los niveles de hierro bajan, hay menos oxígeno circulando por el cuerpo. Esto puede causar dificultad para respirar, sudoración anormal, fatiga, falta de aliento, desmayos, palidez. La falta de hierro a largo plazo puede afectar el funcionamiento de órganos como el corazón y los pulmones.
  • Anemia. La hemoglobina es la parte del glóbulo rojo que contiene oxígeno y hierro. Cuando una persona tiene valores de ferritina y de hierro sérico por debajo del rango normal, su valor de hemoglobina también disminuye. Según una publicación del Centro Médico de la Universidad de Maryland, bajo estas condiciones la forma, el tamaño y el volumen de los glóbulos rojos cambian, y comienzan a producirse los síntomas de la anemia, por ejemplo piel y uñas pálidas, inflamación del bazo y los ganglios linfáticos, debilidad constante, fatiga, mareos, etc.
  • Fatiga muscular. Al igual que la hemoglobina, la mioglobina depende del hierro y la ferritina para funcionar correctamente. Cuando los músculos se dañan por una lesión o ejercicio intenso, la mioglobina es liberada en el torrente sanguíneo y viaja hacia el músculo, llevando oxígeno y otros nutrientes necesarios para su reparación. Si la persona tiene la ferritina baja, sus niveles de mioglobina también serán bajos y por tanto la reparación muscular será muy lenta
  • Latidos cardíacos irregulares. El músculo cardíaco es alimentado tanto por la hemoglobina como por la mioglobina. Como ya se ha visto, ambas dependen de la concentración de hierro que haya en el organismo, de ahí que su deficiencia resulte en latidos cardíacos irregulares y contracciones de mala calidad (corazón estresado). Al verse afectado el bombeo de sangre rica en oxígeno, el resto del cuerpo se verá comprometido. Algunas personas también pueden sentir desvanecimiento y dolor en el pecho.

Otros efectos perjudiciales para la salud derivados de la ferritina baja son:

  • la disminución de la función tiroidea
  • la pérdida de cabello
  • los bajos niveles de energía
  • el debilitamiento del sistema inmune
  • otras deficiencias nutricionales

Resumen

Los malos hábitos alimenticios emergen como una de las causas más comunes de la ferritina baja, sin embargo la pérdida severa de sangre o una condición médica subyacente también podrían ser responsables de la reducción en los niveles de ferritina sérica.

Si la prueba de ferritina y otros análisis de sangre revelan que una persona tiene valores anormales de ferritina o hierro, deberá hacerse un chequeo médico exhaustivo. Aunque la modificación de la dieta y el uso de suplementos de hierro suelen ayudar en este sentido, en algunos casos se requiere el tratamiento de una condición subyacente para elevar la ferritina.

Respuestas rápidas a perguntas frecuentes

PUBLICIDAD

Publicado por: Luis L. Leyva. Ultima revisión: septiembre 5, 2018

¿Te ha sido de ayuda este artículo? Por favor comparte esta página en tus redes sociales para que la información llegue a otras personas que también la necesiten. Solo tienes que hacer click en alguno de los botones que verás abajo. ¡Muchas gracias!

⇩ ⇩ ⇩