Transferrina: Qué es, Transferrina Alta, Baja y Valores Normales

¿Qué es la transferrina (Tf)?

La transferrina es una proteína plasmática cuya función principal consiste en transportar el hierro que circula por la sangre hacia el hígado, el bazo y la médula ósea. Esta proteína se sintetiza principalmente en el hígado (hepatocitos), tiene una vida promedio de 8 a 10 días y se clasifica en 3 tipos diferentes, de acuerdo al número de átomos de hierro que transporta:

  • Transferrina monoférrica: contiene un solo átomo de hierro.
  • Transferrina diférrica: contiene 2 átomos de hierro, de ahí que sea más efectiva para transportar el hierro hacia los tejidos.
  • Transferrina apoférrica o apotransferrina: está formada por moléculas de transferrina, pero sin unir átomos de hierro.

El nivel de transferrina se suele analizar por diversas razones, especialmente para examinar el metabolismo del hierro en pacientes con anemia ferropénica, para identificar la causa de la anemia en ciertos casos o determinar la capacidad de la sangre para transportar el hierro.

En ocasiones, la estructura molecular de la transferrina puede variar, dando lugar a la formación de isoformas. La presencia de estas isoformas en la sangre, o en otros fluidos corporales, es un factor que favorece el diagnóstico de enfermedades poco comunes. Un buen ejemplo de esto es la beta-2 transferrina, una isoforma de transferrina libre de carbohidratos (desializada), que se encuentra casi exclusivamente en el líquido cefalorraquídeo y en la perilinfa del oído interno. Esta característica convierte a la beta-2 transferrina en un marcador muy específico para diagnosticar casos donde se sospecha de una fuga de ambos fluidos.

Los valores normales de transferrina

Para determinar qué nivel de transferrina tiene una persona, el médico suele indicar pruebas de sangre especializadas, por ejemplo la capacidad total de fijación de hierro (TIBC por sus siglas en inglés) o la saturación de transferrina. Normalmente, nuestro cuerpo monitorea sus niveles de hierro y trata de evitar que estos aumenten o disminuyan demasiado, lo cual tiene un impacto directo en los valores de transferrina.

PUBLICIDAD

Cuando las reservas de hierro en sangre se agotan, el hígado produce más transferrina para obtener mayor cantidad de este mineral, pero si los niveles de hierro son muy altos, el organismo disminuye considerablemente su producción de transferrina; ambos casos podrían indicar que algo no está bien.

En general, se establece que los valores ideales de transferrina en el plasma sanguíneo oscilan en el rango de 170 a 370 mg/dl (miligramos por decilitro), sin embargo existe un rango de valores más específicos de acuerdo al sexo y la edad.

  • Hombres: de 215 a 360 mg/dl
  • Mujeres: de 245 a 370 mg/dl
  • Niños menores de 1 año: de 125 a 270 mg/dl
  • Niños mayores: de 200 a 350 mg/dl

Si una prueba de transferrina muestra que los valores están significativamente por encima o por debajo del rango de referencia indicado, se considera que la persona tiene valores anormales de transferrina plasmática.

Nota: el rango de valores normales puede variar ligeramente entre un laboratorio y otro.

Transferrina alta

Como se mencionaba anteriormente, la cantidad de transferrina en el torrente sanguíneo es un reflejo de la capacidad de la sangre para transportar hierro y, por tanto, es una medida indirecta de las reservas de hierro que tenemos en el organismo. Así lo confirman varias publicaciones de la web especializada LabTestOnline [1].

Tener la transferrina elevada suele indicar que no hay suficiente hierro en el organismo. La capacidad total de unión de hierro, que no es más que la suma de los puntos donde se puede unir dicho mineral, se eleva cuando una persona tiene deficiencia de hierro. Los valores normales oscilan entre 300 y 360 mcg / dL, pero un valor por encima de este rango significa que la transferrina es alta.

Otra prueba muy frecuente, la saturación de transferrina (se calcula a partir del hierro sérico y la capacidad total de unión de hierro), verifica cuántos de los puntos que pueden contener hierro en la transferrina realmente lo están haciendo. Si los valores están entre el 20% y el 50%, se considera un resultado normal, sin embargo no siempre es así. Hay casos en los que el nivel de saturación de transferrina es alto, aumentando hasta un 90%; esto indica que la persona tiene demasiado hierro en su cuerpo.

Por el contrario, aquellos que presentan deficiencia de hierro o anemia severa tienen una saturación de transferrina por debajo del 10%.

Principales causas y síntomas

Teniendo en cuenta que la transferrina alta se observa en casos de deficiencia de hierro, las causas más comunes de esta alteración son:

  • La carencia de hierro en la alimentación
  • El embarazo
  • La hemorragia severa durante el período menstrual
  • El padecimiento de una infección o enfermedad crónica, como la Enfermedad de Crohn
  • El sangrado en el tracto gastrointestinal en casos de úlceras o cáncer

Algunos de los síntomas que pueden acompañar un episodio de transferrina elevada incluyen debilidad o cansancio, dolor de cabeza, falta de concentración y mal humor, probablemente provocados por la anemia. Si el problema no es diagnosticado y tratado de forma adecuada, pueden desarrollarse otros síntomas más serios, como cianosis en los ojos, alrededor de la boca y en los lechos ungueales, palidez, dificultad para respirar, uñas quebradizas.

¿Cómo puedo bajar la transferrina alta?

Para disminuir la transferrina elevada es necesario gestionar la deficiencia de hierro. En general se recomienda:

  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro, por ejemplo hígado, carnes rojas, legumbres, huevos, mariscos, cereales integrales y frutos secos.
  • Seguir al pie de la letra las indicaciones médicas para el tratamiento de cualquier enfermedad que afecte los niveles de hierro sérico.
  • Tomar un suplemento de hierro (consultar antes con el médico)
  • En caso de ser mujer y tener menstruaciones muy abundantes, se debe acudir al especialista para identificar y corregir las posibles causas de ese sangrado anormal.

Leer más en:

Transferrina baja

Contrario a lo anterior, la transferrina baja o disminuida se asocia con los niveles elevados de hierro en el organismo. Al existir demasiado hierro en sangre, la capacidad de fijación en las moléculas de transferrina tiende a bajar. En estos casos el test de TIBC muestra un valor por debajo del rango normal establecido según la edad y el género del paciente.

Tener la transferrina baja provoca consecuencias muy negativas para la salud, ya que puede afectar seriamente la producción de hemoglobina y provocar anemia. Además es una señal de alarma sobre algunas condiciones serias, como la enfermedad hepática o la anemia hemolítica.

Causas y síntomas comunes

Los niveles bajos de transferrina en sangre pueden deberse a:

  • La ingesta elevada de hierro a través de la dieta
  • El uso excesivo de suplementos que contienen hierro (Ver: ¿Hay efectos secundarios por tomar suplementos de hierro?)
  • El padecimiento de la hemocromatosis (condición genética en la que el cuerpo absorbe demasiado hierro, aunque la persona mantenga una dieta normal)
  • La enfermedad hepática crónica
  • Una mala producción de transferrina por parte del hígado
  • Una infección o enfermedad inflamatoria crónica
  • La desnutrición
  • La presencia de neoplasias (proliferación incontrolable de células en un órgano o tejido)
  • La enfermedad renal
  • La pérdida excesiva de transferrina o proteínas a través de la orina

Los síntomas frecuentes que se asocian con el exceso de hierro y la transferrina baja incluyen dolor en las articulaciones, fatiga, debilidad, pérdida de peso, dolor abdominal, falta de apetito sexual, pérdida de vello corporal, entre otros.

¿Cómo subir los niveles de transferrina baja?

Para aumentar los valores de transferrina plasmática es necesario normalizar los niveles de hierro en la sangre. Algunas sugerencias útiles incluyen:

  • Reducir el consumo de carnes rojas y mariscos (hierro hemo) durante la semana; es mejor obtener el hierro de fuentes no hemo, como los vegetales de hoja verde.
  • Evitar los alimentos procesados que estén “fortificados” con hierro ​​(cereales, panes, galletas).
  • No cocinar los alimentos en ollas / sartenes de hierro.
  • Evitar el uso de suplementos que contengan hierro.
  • Mantener una ingesta moderada de vitamina C (200 mg), ya que esta favorece la absorción del hierro en el organismo.
  • Beber café, té (té negro, té verde, infusión de romero), agregar cúrcuma a los platos o comer cacao después de las comidas, ya que estos ingredientes disminuyen la absorción del hierro.

¿Es posible no tener transferrina?

Sí. La ausencia o déficit de transferrina es una condición hereditaria, muy rara, denominada atransferrinemia o hipotransferrinemia familiar; ha sido clasificada como un trastorno por sobrecarga de hierro. Esta enfermedad se hereda como un rasgo autosómico recesivo y se debe a la mutación de los dos genes de transferrina en una persona.

Dato de interés: el gen de la transferrina se encuentra ubicado en la banda del cromosoma 3q21.

Se caracteriza por la anemia y la hemosiderosis (deposición de hierro) en el corazón y el hígado. En estos casos la anemia suele ser microcítica e hipocrómica, es decir, los glóbulos rojos son anormalmente pequeños y pálidos.

Según una publicación de la Organización Nacional de Trastornos Raros (National Organization for Rare Disorders, NORD), la atransferrinemia se asocia con retrasos en el crecimiento, infecciones recurrentes, cicatrices (cirrosis) en el hígado, artritis, tiroides poco activa (hipotiroidismo) y anomalías cardíacas. Otros síntomas adicionales dependen de la ubicación y la extensión de la acumulación de hierro en el cuerpo.

El tratamiento de la atranserrinemia suele dirigirse a controlar los síntomas específicos que son evidentes en cada individuo. Esto incluye la administración de infusiones de plasma o una forma purificada de transferrina (apotransferrina), que es capaz de corregir varios síntomas asociados con el trastorno, por ejemplo, la anemia y las deficiencias de crecimiento.

Debido a que el hígado es el órgano encargado de sintetizar la transferrina, algunos investigadores han planteado que teóricamente un trasplante de hígado podría proporcionar una cura, sin embargo su uso no ha sido informado. En la supervivencia con atransferrinemia a largo plazo, la principal causa de enfermedad es la toxicidad del hierro en los tejidos, en lugar de la anemia.

La transferrina y la ferritina: ¿cómo se relacionan?

La transferrina y la ferritina tienen una relación muy cercana en el organismo, ya que ambas son proteínas que intervienen en el metabolismo del hierro. La transferrina se encarga de transportar los iones de hierro a través de la sangre, mientras que la ferritina tiene la función de almacenarlos para satisfacer necesidades futuras.

El almacenamiento del hierro

La ferritina, encargada de almacenar hierro, se compone de 24 subunidades de proteínas idénticas que forman una especie de carcasa hueca. Los iones extra de hierro permanecen bloqueados de manera segura dentro de esta capa. Una vez que entra a la ferritina, el hierro pasa a su estado férrico, formando pequeños cristales al unirse con iones de fosfato e hidróxido. Dentro de esta estructura proteica hay espacio para almacenar aproximadamente 4500 iones de hierro.

El transporte del hierro

Los iones de hierro son entregados en la sangre por la transferrina. Esta proteína contiene una matriz de aminoácidos perfectamente dispuestos para formar cuatro enlaces con el ion de hierro. Cada molécula de transferrina puede transportar hasta dos de ellos, con cada ion unido a un ion carbonato. Una vez que ha ocurrido dicha unión, la proteína fluye a través de la sangre hasta encontrar un receptor de transferrina en la superficie de una célula.

En este punto, la transferrina se une fuertemente al receptor y se introduce en la célula, dentro de una vesícula pequeña. A continuación, la célula acidifica el interior de esta estructura para provocar que la transferrina libere su hierro. Luego, el receptor y la transferrina vacía son reciclados nuevamente hacia el exterior de la célula. Impulsado por el pH neutro de la sangre, el receptor libera la molécula de transferrina y esta retoma su función de recopilación y transporte.

La transferrina, la ferritina y los niveles de hierro

Las pruebas más utilizadas para medir los niveles de hierro y diagnosticar una posible deficiencia de este mineral son:

  • La hemoglobina (proteína de la sangre que transporta hierro y oxígeno a las células)
  • El hematocrito (indica el porcentaje de glóbulos rojos en la sangre)
  • La ferritina sérica (indica la cantidad de hierro almacenado en el cuerpo)
  • El hierro sérico y capacidad de unión al hierro (se utilizan para calcular el porcentaje de saturación de transferrina, es decir, una medida del hierro que transita por la sangre)

Específicamente, la saturación de transferrina y la ferritina sérica son dos pruebas muy importantes, ya que ambas permiten comprobar si un paciente tiene valores normales de hierro en su cuerpo, así como diagnosticar la deficiencia de hierro, la anemia o la sobrecarga de hierro.

Tener la ferritina baja y la saturación de transferrina baja generalmente indica que hay deficiencia de hierro. Por el contrario, la ferritina alta y la saturación de transferrina muy alta señalan que hay demasiado hierro circulando en el torrente sanguíneo.

Respuestas rápidas a Preguntas frecuentes

PUBLICIDAD

Publicado por: Luis L. Leyva. Ultima revisión: julio 23, 2018

¿Te ha sido de ayuda este artículo? Por favor comparte esta página en tus redes sociales para que la información llegue a otras personas que también la necesiten. Solo tienes que hacer click en alguno de los botones que verás abajo. ¡Muchas gracias!

⇩ ⇩ ⇩