La mejor dieta para la ferritina alta

Los altos niveles de ferritina indican niveles elevados de dicho compuesto que el cuerpo utiliza para almacenar el hierro en sus tejidos, de tal modo que el hierro esté disponible cuando se necesite.

Pero, si quieres bajar los niveles de ferritina, debes tener presente el consumo de elementos nutricionales que contribuyen a disminuir el hierro almacenado. Dicho de otro modo, debes escoger la mejor dieta para la ferritina alta.

Ferritina alta, dieta apropiada

Una manera de reducir la ferritina es quelando el hierro. La ingesta de quelatos también puede ayudar. La quelación (ligación de un metal pesado con compuesto específico) es el proceso de eliminación de un metal pesado de la corriente sanguínea. El ácido fítico (presente en el casco de las nueces y semillas), los aminoácidos naturales (L-cisteína) y el ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) son buenos quelatos.

Sin embargo, su ingesta debe realizarse sólo después de consultar a un médico, y el proceso debe ser cuidadosamente supervisado, pues también se unen con otros metales como el zinc, y minerales como el calcio; los cuales si los consumes en exceso, conduce a una deficiencia.

Alimentos ricos en cisteína: ajo, cebolla, jengibre, avena en hojuelas, queso / requesón, huevos, chocolate, yogurt, aguacate.

Quiz: ¿Qué sabes sobre la sangre?

Realiza este cuestionario y aprende más sobre la sangre que corre por tus venas.
> Sí, quiero saber >

Varios minerales también pueden ayudar a reducir la ferritina alta, como el manganeso y el zinc. Alimentos que los contienen son los quesos curados, legumbres, harina de soja o soya, cacahuates o maní, frutos secos.

Otros elementos nutricionales efectivos

Para reducir los niveles de hierro y, a su vez la ferritina, tienes: el magnesio y las vitaminas B6, C y E. están contenidos en alimentos como los frutos secos, germen de trigo, cereales, cacao en polvo, pan integral de trigo, pastas integrales, plátanos, melón, mango, soya o soja fresca, sandías o patillas, manzanas, uvas, higos, rábanos, pimientos, frutas cítricas, papas, aceites de girasol, avellanas, almendras, harina de maíz, mayonesa, huevos, espárragos, yuca, batata

El siguiente paso, por supuesto, es la reducción de la ingesta de alimentos ricos en hierro, como espinacas, frijoles, carnes rojas, pasas, melocotones, albaricoques. Además, dejar de tomar suplementos que contengan hierro.

Siempre existe una cantidad suficiente de hierro en los alimentos. Las circunstancias en que una persona sana necesita suplementos de hierro son escasas.

libro-ferritinaIMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "El hierro: un nutriente esencial. Guías de suplementación contra la anemia", con el que serás capaz de:

  • Conocer sobre las importantes funciones del hierro en el organismo.
  • Comprender la relación que existe entre la deficiencia de hierro y la anemia.
  • Obtener recomendaciones claras y oportunas para el buen uso de los suplementos de hierro.
  • Aprender más acerca de la prevención y el tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro.